Administración de Edificios

No se puede ser arte y parte en la administración de condominios

Tener una empresa o hacer más eficiente la vida en una comunidad residencial vertical son parte las tareas que se pueden simplificar gracias a la colaboración de una administración de edificios.

Por una parte los problemas administrativos que pueden surgir al mando de una empresa son totalmente distintos de lo que puede pasar en un condominio o edificio más pequeño, pero la realidad y la experiencia muestran que ambos se tienen que resolver con celeridad. Este inconveniente puede ser desde una hoja de cálculo mal extendida hasta el cumplimiento de un turno en conserjería.

Por otro lado, cada estructura tiene sus propias dificultades -muchas de ellas que surgen a diario-, por lo que es vital estar bien asesorado en materia de administración de edificios. Ya no están los tiempos para que alguien sin conocimientos se haga cargo de estas labores, sobre todo cuando se trata de la gestión de los recursos de grandes comunidades.

Si bien es cierto que la administración es una actividad presente en todo ámbito y en todo lo que se realiza a diario, no se puede ser arte y parte como reza el dicho popular.

Ahora bien, tercerizar este servicio, garantiza buenas prácticas administrativas, lo que transparenta la gestión a todo nivel. Esto parte de la base de que hay detalles que no se pueden dejar pasar por alto y que justifican la contratación de una administración de edificios. Con esta asesoría se pueden mejorar los balances, reduciendo gastos comunes al evitar gastos demás.

En este escenario es que se tiene que estar atento o una multiplicidad de factores como que puede faltar un trabajador del inmueble o que el ascensor presente fallas, lo cual es una situación bastante común.

También puede haber problemas con el retiro de la basura o pago de proveedores. Como se puede ver una comunidad presenta muy diversas necesidades que deben ser ir solucionados con poco tiempo de respuesta por lo general.

El llamado es a no cometer el error de que por pagar menos a alguien sin experiencia se puedan dejar de hacer acciones que son fundamentales para un correcto andamiaje de la propiedad.

Con todo, un buen administrador tiene un equipo de trabajo de confíanza lo que incluye técnicos, cuestión que facilita demasiado la tarea cuando de solucionar ciertos problemas se trata.

 

Facebook Comments